Hablar de Burgos es hablar de cultura, monumentos, paisajes increíbles, comida exquisita y gente amable. Una de las cosas por las que deben sentirse orgullosos los burgaleses es por tener varios Patrimonios de la Humanidad, entre ellos se encuentran: El Camino de Santiago, la Catedral de Santa María y Atapuerca.

Visitar Burgos es una experiencia única y si vas de paseo no puedes dejar de pasar por estos lugares con historia. Otro de los sitios al que debes ir es, sin duda, el Museo de la Evolución Humana. En este espacio podrás aprender sobre el origen del hombre, gracias al descubrimiento de Atapuerca.

 

El paseo del Espolón es uno de los más característicos de Burgos, recorre desde la plaza del teatro hasta el arco de Santa María. Durante el recorrido se pueden observar muchos monumentos y sitios emblemáticos del lugar, como por ejemplo el teatro principal o el ayuntamiento.

Por su parte, el arbolado es el paseo por excelencia. Todos deben pasar por este lugar rodeado de vegetación y tranquilidad. No hay nada como recorrer un poco de historia y respirar aire puro, todo esto lo puedes encontrar en este sitio que fue creado en el siglo XVII.

Otro monumento con historia es el Castillo de Burgos, esta fortaleza ha estado presente desde siempre en la ciudad y es imposible no conocerlo si vas de visita. Está ubicado en el cerro San Miguel y el público ha podido disfrutar de él desde 2003 cuando se abrieron sus puertas. En el Castillo se aprecian objetos del año 884 y todo aquel que vaya podrá conocer las galerías subterráneas.

El Monasterio de Santa María Real de las Huelgas es un símbolo de la ciudad, en este templo reposan los restos de su fundador Alfonso VIIII de Castilla. Es una torre que está a las afueras de Burgos y posee distintos tipos de arquitectura. Lo declararon Monumento Histórico- Artístico y esto solo ratifica lo importante que es Burgos y las maravillas que tiene.

 

Paseo de la Isla es ideal para pasar una tarde. Está adornado de vegetación, lagos, flores y monumentos. Desde 1810 se comenzó a construir y lo rehabilitaron en 2011 cuando tuvieron que renovar varias obras y reestructurar varios caminos. Lo sorprendente de esta maravilla en la tierra es que cada paso que das sucede algo distinto. Los monumentos y obras están siempre presentes y eso es lo mejor de este lugar.

Burgos no solo posee paisajes hermosos, también es una ciudad que está cargada de historia. Por sus calles transitaron personajes emblemáticos que dejaron su huella para que años después el público pudiese revivirla. Este lugar todavía conserva las tradiciones y los espacios de antaño, por eso es mágico poder pasearse por sus calles.

La gente es cálida, irónicamente puede ser que el clima los haga ser así, ya que las temperaturas suelen ser bajas. Lo cierto es que entre la vegetación y los monumentos esta ciudad esconde varios secretos que muy pocas personas se atreven a conocerlos.