En Burgos hay muchos sitios para visitar, pero uno de los que suele llamar más la atención son las Lagunas Glaciares de Neila. Esta maravilla terrenal tiene un paisaje de ensueño porque sus lagunas con formaciones glaciares que le imprimen singularidad. Este espacio natural está ubicado al sureste de Burgos y está dentro de las zonas de especial protección para las aves.

Las formaciones de estas lagunas glaciares se deben, entre otras cosas, a que en la zona hay mayor disposición a que se desarrollen estos glaciares. El periodo que dio lugar a que se formaran estos fenómenos naturales ocurrió en la última etapa glaciar llamada el Würm, hace más de 10000 años.

Es importante señalar el clima para esa época. Las temperaturas eran muy extremas y esto se puede obtener gracias a la memoria de los fósiles o las rocas, ya que no se tienen registros exactos de aquel tiempo. Este espacio es un sitio al que no puedes dejar de visitar si vas a Burgos porque definitivamente es un espectáculo visual.

Este lugar está rodeado por majestuosos pinos albar y haya; también árboles como el cerezo y el roble. No solo podrás disfrutar de esta maravilla natural, además te puedes encontrar con lobos, jabalíes, ciervos y por supuesto muchas aves: cuervos, águilas y buitres.

Para disfrutar de esta fenómeno natural debes ir en carretera y para llegar hasta el lugar debes caminar algunos metros más. Este espacio protegido, situado entre las sierras La Demanda y Urbión, tiene kilómetros de lagos con aguas heladas. En invierno el paisaje es más sorprendente e imponente, pero en verano se pueden apreciar los lagos y se puede dar un paseo por las montañas.

Burgos tiene paisajes mágicos muy pocos conocidos como este que sin dudas vale la pena visitar. Puedes ir en la época del año que más te parezca, pero en invierno es asombroso. Asegúrate de informarte previamente sobre el clima y así la excursión será más segura.

Algunos de los lagos son más antiguos que otros, por ejemplo los más importantes son la laguna larga y la laguna negra, ambas son extensas. En el caso de la laguna negra, su formación está considerada como la más grande y perfecta de todo el sistema Ibérico.

Las Calderas es otro sitio que se puede visitar, ya que está muy cerca de las lagunas. Estas son formaciones rocosas que se desarrollan gracias al agua y el hielo. Acudir a este imperio natural rodeado de fauna es todo un privilegio. Sin dudas es un espacio único y pertenece a la hermosa Provincia de Burgos.

 

Muchas veces nos olvidamos de las maravillas que nos rodean y las dejamos pasar. No visitar estas lagunas sería perderse de la naturaleza en su máximo esplendor. La gente del lugar será otro plus que hará mucho más rica nuestra estancia en el Parque.

Acudir a este sitio nos hará conocer otros lugares como las iglesias de Santa María Iglesias y San miguel. También la cueva de Neila y la Cañada Real forman parte de esta increíble visita sin desperdicio alguno.