Si de cascadas hablamos, la más grande de la Península Ibérica se encuentra entre Burgos y Álava, se llama Salto del Nervión. Tiene más de 270 metros de altura y es una caída de agua verdaderamente impresionante. Este lugar posee una belleza particular, su inmensa quebrada es digna de admirar y vale la pena visitarla.

Estos son de los sitios en el mundo que debes ir a verlo con tus propios ojos y no dejar que nadie más te lo cuente. En verano no tiene el mismo impacto como en otras estaciones del año, pero esto no le resta majestuosidad natural. El agua atraviesa el desfiladero de Delika que pasa por el cañón que lleva el mismo nombre, hasta que desemboca formando esa cascada gigantesca.

El camino por este lugar se puede hacer a pie o en bicicleta desde Delika y es aproximadamente una ruta de 7 Km. Por la zona quedan otros atractivos naturales como el Parque de Valderejo y esto hace que el atractivo turístico sea mayor. Es un viaje que sin ningún problema se puede realizar con toda la familia. Además, las vistas desde el mirador de Nervión dejan a más de uno con la boca abierta.

La naturaleza nos regala todos los días maravillas que no podemos pasar por alto. La ruta para llegar a la cascada está rodeada de muchísima vegetación y paisajes imperdibles. El río Nervión es el protagonista de este espectáculo visual que ha sido muchas veces plasmado en videos y fotos.

La cascada más grande de España lleva a muchos turistas a querer conocerla. No siempre desciende agua por ella, por eso a veces es complicado verla, pero aún así es impresionante. Los lugareños reciben muchas preguntas de los extranjeros sobre esta caída de agua. No es para menos, ya que está considerada la segunda más grande de Europa.

Estar a 300 metros de la tierra debe ser una sensación fascinante que muchos quisieran experimentar y esto se puede lograr gracias al Salto del Nervión. El camino hasta la cascada es una aventura, pero no siempre desciende mucha agua por esta catarata, así que el privilegio de ver este atractivo turístico es de aquellos con suerte.

¿Sufres de vértigo? Obviamente, si te dan miedo las alturas ni te asomes por allá, pero algunos dicen que así no sufras de vértigo, llegas a sentir un poco de miedo. Tendrás que arriesgarte e ir porque de otra manera no sabrás nunca si sufres o no. Lo cierto es que da mucha pena que te pierdas de esta maravilla natural.

Un paseo que se puede realizar con toda la familia, los niños siempre suelen pasársela genial porque en el camino la libertad es la protagonista. En lo más alto de las montañas, casi llegando al salto, podrás ver a mucha gente que no quiere perderse de nada y a pocos metros de ella comenzarás a sentir las gotas que se devuelven de la cascada causando el efecto de lluvia.

No hay dudas que este salto es imponente y te aseguro que valdrá la pena todo el recorrido, ya que . Burgos nos regala la naturaleza en su máxima expresión solo hay que saber apreciarla y cuidarla.